El origen de Roca Llisa

9 Mayo, 2019

 

Situada a mitad de camino entre la ciudad de Ibiza y el pueblo de Santa Eulalia, entre Jesús y Cala Llonga, la Urbanización Roca Llisa, considerada la número 1 de la isla, siendo un enclave de lujo en la isla, contrasta muchísimo con la vida «ajetreada» de otros centros en sus alrededores.

 

Concebida y construida a finales de los años 60, principios de los 70, con un plan parcial de urbanismo, la Urbanización ha conseguido los objetivos que perseguía desde el principio: el alto standing, tanto de sus construcciones como de su clientela, la integración de casas y viviendas en el paisaje, estas últimas destacando la belleza de las costas y la naturaleza del terreno para lograr las vistas más espectaculares sobre la costa y las islas de Formentera, Espardell y Espalmador y hasta el día de hoy, las mejoras infraestructuras.

 

Tenemos varias propiedades en Roca Llisa, a la venta y alquiler. Una de ellas es la increíble Villa Miracle:

 

El origen de Roca Llisa 1

 

Hoy en día Roca Llisa es una Urbanización madura que ofrece condiciones excelentes para tener una segunda o primera residencia. Lejos de la masificación de otras zonas de la isla, pero sólo a 7 Km. de Ibiza capital y 16 Km. del Aeropuerto, es un lugar idóneo para pasar las vacaciones.

 

En efecto, la situación geográfica de Roca Llisa permite disfrutar de la tan ansiada tranquilidad durante las vacaciones y al mismo tiempo estar cerca de los elementos que caracterizan una isla turística: Restaurantes, bares, puertos deportivos…

 

La morfología de Roca Llisa distingue 2 zonas:

 

1> La Zona del Mar presenta unas colinas que bajan en dirección sureste hacia el mar. Las casas en esta zona tienen vistas maravillosas al mar y a la isla de Formentera. Echa un vistazo a la preciosa Villa Gladis:

 

El origen de Roca Llisa 2

 

2> La Zona del Golf, entre los únicos dos campos de golf de la isla: Golf de Ibiza con 18 hoyos.

 

Además, la urbanización tiene una joya escondida y accesible para todo el mundo, una pequeña y agradable calita virgen, rodeada de bosque y aguas muy transparentes, de color esmeralda, donde suele haber poca gente y algún que otro nudista. Es un enclave ciertamente exclusivo, ya que no suele aparecen en las guías y, al tener que atravesar un control de seguridad, mucha gente desiste. Sin embargo, el acceso está permitido a todo el mundo.

 

Frente a la cala observarán dos islotes que añaden belleza al entorno. Eso sí, no esperen encontrar un chiringuito. Cerca existe otra playa diminuta, Cala d’Espart, un entrante rocoso con algunas casetas de llaüt, donde también puede bañarse. Esta última cala se encuentra junto a la casa del cineasta Roman Polanski.

 

El origen de Roca Llisa 3